Es frecuente pensar que a mayor antigüedad del vehículo, mayores y más continuadas serán las reparaciones que habrá que llevar a cabo para su mantenimiento, pero la realidad es otra.

Los propietarios de vehículos cuya antigüedad supera los 10 años, han disminuido la constancia con la que se realizan las puestas a punto de los mismos, pues como consecuencia de la actual crisis económica el uso del coche como medio de transporte se ha mermado y el interés así como las posibilidades de mantenimiento regular de los automóviles han ido decreciendo, al igual que aquellos que deciden darlos de baja en Dirección General de Tráfico (DGT).

Cuando el propietario de un vehículo, independientemente de la antigüedad, lleva al día las revisiones y puestas a punto, la vida útil de éste se prolonga y puede extenderse hasta el momento que el cliente decida, o bien hasta que surja algún problema grave relacionado con el motor que haga elevar el coste de la reparación a cifras que superen el valor venal del coche en cuestión.

“Un coche bien cuidado siempre dura más, aunque también dependerá de que marca o de qué modelo se trate, pues con frecuencia aparecen versiones que ya de por sí presentan fallos importantes que hacen que disminuya la durabilidad” comentó Antonio Fernández, agente de atención al cliente y tasador de vehículos en Desguaces Sevilla.

Actualmente, no se encuentra en vigor ningún tipo de ayuda destinada a bonificar la sustitución de un coche viejo de más de 10 años o más de 250.000 km. por uno nuevo con menor consumo, como lo hacía el ya agotado Plan 2000E. Y es que gracias a estas iniciativas se lograba animar al consumidor a despedirse de su viejo coche y a sustituirlo por uno nuevo, cuando ahora la preferencia está en alargar la vida útil del coche que ya poseen realizando el menor gasto posible en sus reparaciones.

¿Cuántos años tiene tu coche? ¿Cada cuánto lo llevas al taller? ¡Cuéntanoslo!

Fuente Imagen: Flickr Apotheker