Recogida y baja de vehículos

El coche «zombi»: ni vivo, ni muerto.

Como conductor probablemente llegará el momento en que tengas que despedirte de tu amigo de 4 ruedas. Cuando llegue ese momento, tus opciones serán varias, pero seguro que te planteas tramitar directamente la baja del vehículo. Puedes consultar aquí los tipos de bajas, disponibles, pero hoy vamos a hablar de la baja temporal y de sus ventajas e inconvenientes.

La baja temporal te permite “tomarte un descanso” de tu coche. Durante el tiempo que tu vehículo esté de baja temporal no podrá circular y estará exento de pagar el impuesto municipal de circulación. Cuando quieras volver a utilizarlo, puedes reactivarlo de nuevo y volver a utilizarlo con normalidad. Es un recurso socorrido y muy útil en caso de incapacidad temporal o viaje al extranjero. Veamos algunas de sus ventajas:

  • Un vehículo dado de baja temporal, puede reactivarse sin mayores consecuencias.
  • Te permite no generar impuestos de circulación, porque dado que el coche no circula, no devengas obligación de pago de esta tasa.
  • Es un trámite muy fácil de tramitar, que incluso puedes derivar en una persona autorizada. Puede hacerse, incluso, telemáticamente.
  • La tasa a abonar para hacer el trámite no llega a los 10€
  • No necesitas pasar inspecciones técnicas mientras tu coche está dado de baja temporal.

Sin embargo, estas ventajas se convierten fácilmente en inconvenientes cuando la facilidad de hacer el trámite, su bajo coste, y sus ventajas fiscales son recursos aprovechados para medios fraudulentos. Porque un vehículo dado de baja temporal…

  • Actualmente no tiene límite de tiempo, aunque desde hace años se baraja la posibilidad de que el estado de baja temporal “caduque”.
  • El hecho de que el trámite lo pueda realizar otra persona, permite que un desguace engañoso, tramite esta baja temporal para vender ilegalmente las piezas del vehículo, sin que este sea destruido conforme a la normativa medio ambiental.
  • No hay un seguimiento de este tipo de bajas temporales, por tanto, el titular del vehículo no tiene conocimiento real del estado de su coche, ni de su situación.
  • La baja temporal no es un trámite definitivo. Aunque el vehículo no te esté generando impuestos de pago, la normativa puede cambiar de un momento a otro y con ello, la situación de tu vehículo.

El término “coche zombi”, lleva acuñado ya un tiempo. Coches ni vivos, ni muertos. En este artículo, se asegura que “la DGT conoce perfectamente las irregularidades que se esconden detrás de muchos vehículos que, teóricamente, han sido dados de baja temporalmente pero que, en la práctica, probablemente ya ni siquiera existan”. En el mismo artículo se menciona que “la DGT habría alcanzado un acuerdo con AEDRA (Asociación Española de Desguazadores y Reciclajes del Automóvil) mediante el cual comenzarían a adoptarse medidas que ayuden a paliar el abuso en la utilización de las bajas temporales de vehículos en España”.

La Dirección General usó su cuenta de twitter recientemente para denunciar este hecho después de constatar una alarmante subida del número de bajas temporales. Puede leer todos los datos en la Revista Oficial de la DGT.

Y es que si el vehículo está dado de baja temporalmente, su achatarramiento, atendiendo a las normas medioambientales actuales, se paraliza, y se estaría inquiriendo en irregularidad en caso de proceder a la destrucción o desguace del vehículo.

Evolución del número de bajas temporales.

Por suerte la DGT está tomando -literalmente- cartas en el asunto, y es que planea enviar una notificación a los usuarios indicando que los vehículos de los que son titulares se encuentran en esta situación: “con esta carta esperamos poner en alerta a aquellas personas que han podido ser engañadas, pensando que entregaron su vehículo para ser dado de baja con carácter definitivo y sin embargo, solo le realizaron una baja temporal” Así lo podemos leer en la noticia del diario ABC.

En 2004 había cerca de 60.000 coches en estado de baja temporal, pero esta cifra se duplicó hasta sumar más de 132.000 vehículos en este limbo administrativo.

No se pretende castigar el uso de la baja temporal, ya que existe por motivos lícitos y es un recurso para utilizar por conductores honestos, pero el picaresco uso de este estado administrativo debe ser vigilado de cerca. Desde Desguaces Sevilla, invitamos a todos los conductores a hacer un seguimiento documental del estado de su vehículo, para evitar incurrir en delito.

Si, por ejemplo, tramitas la baja de tu vehículo con nosotros, al finalizar el proceso te haremos llegar la baja definitiva de la Dirección General, sellada digitalmente como prueba definitiva de que el vehículo ya no existe. Además, acompañaremos un certificado de destrucción, que avala que el vehículo se ha destruido conforme a la normativa. ¡Asegúrate siempre de obtener los documentos pertinentes!

Deja un comentario